La Formación Integral Cristiana está vinculada profundamente a la Catequesis y la Evangelización. Catequesis es la profundización en el mensaje evangélico para educar la fe. (CIC n.5).

Profundizar significa conseguir más de lo que se tiene. Por eso, la catequesis no es el primer paso hacia la fe, sino la profundización de dicha fe, recibida primeramente en la familia y en la catequesis de niño.

Además, la consideramos "integral" porque se busca hacer crecer la semilla que Dios depositó en el alma el día del Bautismo, haciendo del joven el sueño de San Leonardo, es decir, que sea un buen cristiano y un honesto ciudadano.

La Fe es aceptar lo que Dios nos propone. Por lo tanto requiere también el esfuerzo de la inteligencia. Aunque nunca podemos llegar a abarcar totalmente la grandeza infinita de Dios, la Fe y el uso de todas las potencias que Dios nos ha dado, se requieren para que nuestra vida cristiana tenga sólidos fundamentos. Después, la voluntad decide si acepta o no los datos que ha recibido la inteligencia, pues en definitiva, el hombre es libre de aceptar lo que Dios le propone y Dios no le impone. Pero todo esfuerzo honesto de la búsqueda de la verdad cuenta con la ayuda de la Gracia de Dios. Como la voluntad no recibe con total seguridad sobre cuanto le presenta la inteligencia, necesita la ayuda de la gracia para aceptar lo que está más allá sus posibilidades.

El recorrido de nuestra Formación Integral Cristiana propone profundizar la fe con el esfuerzo de la razón y la ayuda de la Gracia de Dios.